Cargando el contenido...

2017-10-30    11:30:21

Siete siglos de luces y sombras en la exposición “Monocromo” en Londres

Por Marcela Gutiérrez Bobadilla. Corresponsal

Londres, 30 Oct (Notimex).- La exposición “Monochrome” (Monocromo) presenta, a partir de hoy y hasta el 18 de febrero en la Galería Nacional en la Plaza de Trafalgar, 700 años de arte en blanco y negro desde objetos del siglo XIV hasta el arte abstracto del siglo XX y pinturas inspiradas en la fotografía.

“Quizá la gente está familiarizada con el arte abstracto contemporáneo en blanco y negro, pero no conoce la larga historia de esta tradición que se puede rastrear hasta la Edad Media”, señaló a Notimex la curadora Jennifer Sliwka.

El ejemplo más antiguo en colores monocromáticos es un vitral pintado en blanco y negro que fue elaborado para la Basílica de San Dionisio en París (1320-24) para la orden religiosa del Císter.

Las primeras obras de arte occidental realizadas en grisalla fueron creadas en la Edad Media con fines religiosos con el objeto de evitar distracciones y enfocarse en la oración y el plano espiritual.

En el siglo XV los artistas usaban la grisalla para hacer estudios en preparación para sus composiciones a color, mientras que en el siglo XVI resurgió el interés por el arte monocromático.

La experta en arte explicó que la aristocracia francesa y la monarquía favorecieron el arte monocromático y fueron los primeros en comisionar objetos de arte fino en blanco y negro.

Una de las salas muestra cómo el blanco y negro fue utilizado para pintar esculturas de mármol como lo muestran los cuadros del artista flamenco Jan van Eyck y su cuadro "Santa Bárbara" (1437) dibujado en punta de plata, tinta china y óleo sobre tablero.

Entre las pinturas en tonos grisáceos se encuentra la "Odalisca en Grisalla" (1824-1834) de Jean-Auguste-Dominique Ingres, quien la volvió a pintar después de haber hecho varias versiones a color.

“Esta es la que el artista dejó en su estudio por una década. Ya había hecho la versión que se encuentra en el Museo del Louvre y está pensando en esta mujer y la transforma a un cuadro más pequeño y sin color, ya no es más esta mujer opulenta”, explicó Sliwka.

El famoso cuadro de "Las Meninas de Picasso" (1957), una obra cubista en blanco y negro, es un ejemplo de cómo muchos artistas favorecieron en algún momento las tonalidades monocromáticas para destacar el contorno y las formas.

Otra sala está dedicada a pintores que se inspiraron en la fotografía como el cuadro “Helga Matura con su prometido” (1966) del artista contemporáneo alemán Gerhard Richter, que se inspiró en una foto del cruel asesinato de una prostituta en los años de 1960.

“Esencialmente la pintura es de tiempos más felices de Helga con su prometido. El artista la pintó en un cuadro de gran escala con una imagen borrosa y juega con la idea de que se trata de una foto fuera de foco”, dijo la curadora.

La exposición en la Galería Nacional en la Plaza de Trafalgar está abierta a partir de este lunes y hasta el 18 de febrero de 2018 con la última sala dedicada a la Abstracción.

Para muchos artistas del siglo XX la ausencia de color resultaba más impactante o sugerente, por lo que muchos artistas como el ruso Kazimir Malevich o el estadunidense Cy Twombly hicieron un uso mínimo del color para lograr un máximo efecto.




NTX/I/MGB/BGG/GRAF16
CONTENIDO RELACIONADO