Cargando el contenido...

2018-01-11    14:23:43

Exponen colección de obras de arte en monumentos más polémicos de Roma

Por Mario Osorio Beristain. Corresponsal

Roma, 11 Ene (Notimex).- El Palacio Venecia y el Victoriano, dos de los monumentos más polémicos de Roma, relanzan su imagen -en el pasado vinculada con el fascismo y la monarquía- con una muestra de obras de arte donadas a Italia por los cónyuges estadunidenses George Washington Wurts y Henrietta Towers.

La exposición “Voglia d’Italia (Ganas de Italia). El coleccionismo internacional en la Roma del Victoriano”, ofrece la posibilidad de una nueva y más profunda reflexión sobre el área central de la ciudad, dijo Edith Gabrielli, directora del Polo de Museos de la región del Lazio (del cual dependen el Palacio Venecia y el Victoriano).

La exposición incluye 234 piezas de la vasta recopilación de obras de arte hecha entre los siglos XIX y el XX por Wurts y Tower y donada en 1933 al Estado italiano.

En entrevista con Notimex, Gabrielli confirmó que se ha decidido relanzar la imagen del Palacio Venecia con la apertura de espacios que durante muchos años estuvieron cerrados al público, como el jardín y las salas monumentales.

“Decidimos contar toda la historia del Palacio Venecia, porque parecía olvidada e inexistente pese a que está en el centro de la ciudad”, dijo.

Confirmó que la reorganización del inmueble, cuya construcción inició en 1455, arrancó en 2015.

Gabrielli reconoció que el monumento pagó un alto precio en términos de imagen debido a que durante el fascismo fue sede de las oficinas del dictador Benito Mussolini, quien además solía lanzar sus arengas a la multitud desde el balcón central que se asoma a la céntrica Plaza Venecia.

“Este Palacio pagó su fuerte relación con la figura de Mussolini y con el régimen fascista. Fue una reacción completamente comprensible para un país que salía de una experiencia tan traumática como una dictadura”, señaló.

Sin embargo, dijo que ahora los tiempos han cambiado, Italia es una democracia fuerte y “puede ver su pasado y contar la historia con sus luces y sus sombras con gran tranquilidad”.

En lo que respecta al Victoriano, el mastodóntico monumento ubicado en la céntrica Plaza Venecia, Gabrielli recordó que en 1986 se intentó incluso un proceso para derribarlo.

Construido en honor de Víctor Manuel II, el primer rey de la Italia unificada, fue diseñado por Giuseppe Sacconi en 1885 e inaugurado en 1911.

Hecho con mármol blanco de las canteras de Botticino, en la norteña ciudad de Brescia, incluye el museo de la Unificación Italiana y el Altar a la Patria, con el Monumento al Soldado Desconocido.

Desde su edificación el Victoriano ha sido blanco de críticas y polémicas, pues para levantarlo fue destruida una gran área de la Colina Capitolina, incluido un barrio medieval.

Conocido popularmente como “el pastel de bodas” o “la máquina de escribir”, el monumento fue objeto en 1986 de un intento de demolición por parte de un grupo de arquitectos e intelectuales, del que al final salió airoso.

Según Gabrielli, la exposición “Voglia d’Italia” hace luz sobre un periodo clave para la ciudad y el país, que fue de finales del siglo XIX a inicios del XX, cuando Roma se despertó de un largo sopor y se convirtió en la capital de la Italia unificada.

La exposición se divide en las sedes del Palacio Venecia y las Galerías Saconi del Victoriano con una gran colección de pinturas, tapices, esculturas, porcelanas, piezas de orfebrería, instrumentos musicales, libros antiguos o trípticos no solamente del arte italiano, sino también ruso, alemán o japonés.

El curador de la muestra, Emanuele Pellegrini, explicó que la misma ilustra las dinámicas del coleccionismo, sobre todo angloamericano y del mercado internacional.

La parte exhibida en el Palacio Venecia está dedicada a los cónyuges Wurts, con las obras más significativas de su colección, muchas de las cuales fueron sacadas de sus depósitos, estudiadas y restauradas para la ocasión.

Originarios de Filadelfia, George Wurts y su esposa Henrietta se establecieron en Roma en 1898 en el Palacio Antici Mattei y en la Villa Sciarra, donde llegaron a tener una colección de cuatro mil obras de arte de todo tipo y origen.

En el Victoriano la muestra centra el contexto en el que vivieron los Wurts, con un importante número de piezas prestadas por museos y colecciones privados y extranjeros, a través de las cuales se relata el mundo de las subastas de arte y de los mercantes, incluido un capítulo sobre la falsificación.




NTX/I/MOB/LGS/GRAF16
CONTENIDO RELACIONADO