Cargando el contenido...

2018-05-03    10:10:00

Tate Modern expone "La forma de la luz", fotografía y arte abstracto

Por Marcela Gutiérrez Bobadilla. Corresponsal

Londres, 3 May (Notimex).- La galería Tate Modern de esta ciudad presenta “La forma de la luz” que explora más de 100 años de fotografía abstracta a partir de 1910 hasta nuestros días a través de 350 trabajos de más de 100 artistas.

La Tate Modern, uno de los museos de arte moderno y contemporáneo más grande del mundo, comenzó a coleccionar fotografías hace apenas diez años.

El curador de la muestra, Simon Baker, explicó que esta muestra busca encontrar la asociación entre fotografía y arte.

“Siempre nos hemos asegurado de que la colección de fotografía esté relacionada a otros medios como pintura, escultura, cine, performance o instalaciones. Este show refleja la idea de que la fotografía siempre debe estar conectada a la historia del arte”, precisó Baker.

Entre los artistas de esta exposición figura el mexicano Manuel Álvarez Bravo, con una fotografía de 1926 que lleva por título “Juegos de papel”.

El máximo exponente latinoamericano de la fotografía del siglo XX tomó un papel tipo bond y creó un efecto óptico tridimensional que plasmó en cuatro fotografías con la técnica de impresión de grabado en gelatina de plata.

Los primeros intentos deliberados de producir fotografía abstracta se pueden encontrar en esta exposición junto a cuadros de pintores como Kandinsky o Joan Miró.

En la muestra no podía faltar el estadunidense radicado en Francia, Man Ray, que en su larga carrera de más de seis décadas experimentó con cubismo, dadaísmo, surrealismo y futurismo.

Una serie de siete fotografías fueron parte de la exposición “El sentido de la abstracción” en el Museo de Arte Moderno de Nueva York en 1960.

Por primera vez en 58 años se presentan las fotografías que Ray tomó dándole vueltas en el aire a su cámara Polaroid.

De 1922 a 1927 Ray, mejor conocido por retratar a políticos y celebridades de su época, experimentó con formas surrealistas y nombró a sus fotos “Rayográfos”, en referencia a su apellido Ray.

Una sala presenta a Brassai, fotógrafo francés-húngaro surrealista que, entre otras cosas, experimentó con el cuerpo humano distorsionado usando lentes con ángulos muy amplios.

Un cuadro de Joan Miró de 1927 de un cuerpo humano distorsionado cuelga de una pared como ejemplo de cómo la pintura inspiró a muchos fotógrafos, aunque otros ya habían experimentado una década antes con formas humanas.

Un cuadro del “action painter” Jackson Pollock, de 1948, inspiró a fotógrafos que crearon imágenes en movimiento con líneas que asemejan garabatos o pinturas salpicadas.

La retrospectiva muestra cómo la experimentación fotográfica asociada al arte abstracto se extendió a Japón, Europa, Estados Unidos y Latinoamérica.

Las últimas salas presentan a fotógrafos contemporáneos como la estadunidense Barbara Kasten, de 82 años; o el japonés Daisuke Yakota, de 35 años, así como una instalación a color de Maya Rochat, de 33 años.




NTX/I/MGB/SRA/GRAF16
CONTENIDO RELACIONADO